Atascos tuberías de la cocina.

El atasco del fregadero en una cocina es una de las averías más frecuentes, así como los problemas en las tuberías generales de la cocina. Un atasco en las tuberías supone un aumento en el consumo de agua, pero también puede provocar un aumento en el consumo de energía, para agua caliente, con el consiguiente aumento de las facturas de electricidad y/o gas natural.. La cantidad de desperdicios que dejamos caer por el fregadero llega a provocar grandes atascos en las tuberías.
El primer síntoma, y más visible, de que tenemos un atasco es que el agua no traga bien, puede que haya algo en la tubería que provoque que el agua no pueda pasar o que no pase muy rápido. También puede pasar que, además, se oigan ruidos que proceden de la tubería cuando traga el agua.
La causa más frecuente de este tipo de problemas es la suciedad que se acumula en el sifón de nuestro fregadero. Sea cual sea el tipo de fregadero que tengamos en nuestra cocina, lleva instalado un sifón cuya función es evitar que el mal olor de un desagüe llegue a la cocina. A este sifón llega mucha suciedad y pequeños restos que se acumulan, produciendo sedimentación y un atasco en la tubería.
Si tu fregadero siempre ha tragado mal, puede que se deba a un problema de mal dimensionamiento o ejecución de la red de tuberías de evacuación. También puede deberse a que haya una obstrucción con materiales de la obra inicial. Si notamos que va empeorando con el tiempo, es un indicativo de que se ha producido una obstrucción.
Arreglo de tuberías con atascos
En ocasiones, arreglar estas obstrucciones puede llegar a ser más complicado que una simple limpieza del sifón, siendo necesario contratar a especialistas en desatascos. De todas maneras, podemos probar con algunos métodos como un líquido desatascador, aunque si la obstrucción es grande no servirá para mucho. También se puede probar con un muelle especial desatascador, que es algo mucho más eficaz que los líquidos desatascadores. Si tampoco logramos nada, deberemos llamar a un desatascador.
Generalmente, los profesionales del desatasco arreglan estos problemas con una máquina desatascadora. Este tipo de máquinas consisten en un garfio metálico que se introduce en las tuberías gracias a un muelle de gran largura y estreche que está en constante giro, de tal manera que va arañando la pared de manera continua. Dicho muelle se introduce en la tubería mediante una máquina que lo hace girar, por lo que el garfio avanza por dentro de los codos y giros que pueda haber en la red de tubería. Cuando va arañando las paredes, las va limpiando de la suciedad acumulada.
Los profesionales siempre serán la mejor solución a la hora de desatascar una tubería atascada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad