Plaga de medusas en Castellón, Benicàssim y Oropesa - qué hacer

  • Qué hacer si te toca una medusa

Hace algunos días fuimos advertidos de la posibilidad de picadura de medusa si nos bañábamos en las playas de Castellón, Benicàssim u Oropesa del Mar. Esta medusa encontrada en estas playas no era una medusa cualquiera, es la Medusa Luminiscente o Medusa Clavel, cuyo nombre técnico es Pelagia Nociluca, conocida como la segunda especie de medusas más urticante del Mar Mediterráneo.

Las picaduras más fuertes en el mar Mediterráneo, con dolor y picor intenso son producidas por las siguientes clases de medusas ordenadas por nivel de intensidad de mayor a menor según Cesar Bordehore https://imem.ua.es/es/quienes-somos/cesar-bordehore-fontanet.html : Medusa Caravela Portuguesa, Medusa luminiscente, Avispa de mar y Medusa cruz. Aun así es importante recalcar que el Mar Mediterráneo es uno de los mares donde las medusas suponen un riesgo menor para el ser humano. No son letales.

 

 

 

¿Por qué hay tantas plagas de medusas últimamente?

 

Las medusas se comportan com hasta ahora lo habían hecho, se dejan llevar por las corrientes de agua y la temperatura de ésta para desplazarse de un lugar a otro. Existen tipos o especies de medusas que son costeras, es decir, que viven a pocos metros de la costa y se acercan más amentudo de lo que nos gustaría imaginar, otras en cambio, viven en alta mar y solamente se acercan a la costa para reproducirse o si la temperatura del agua baja hasta adecuarse a la temperatura de alta mar.

La temporada de reproducción de las Medusas Luminiscentes oscila entre el inicio de la primavera y el comienzo del otoño, aumentando a finales de agosto, principios de septiembre el número de ejemplares que podemos encontrar en las orillas.

Algo ha cambiado en su hábitat y no ha sido el momento en el que deciden acercarse la orilla. Ahora son muchas más, hay cientos o miles en comparación a hace unas décadas. Ello es debido a la falta de depredadores naturales como las tortugas autóctonas, que están en peligro de extinción.

 

 

¿Cómo es una Medusa Luminiscente?

 

Las medusas luminiscentes son de un color rosado o violeta muy sutil. Su cuerpo al ser molestadas o asustadas desprenden por unos instantes un brillo que deja al descubierto su magia. De noche, su esplendor es mucho más evidente, ya que brillan de forma casi constante.

 

Su copa parece la de un champiñón, de un tamaño medio tirando a pequeño, no supera los 15 cm de diámetro. Sin embargo, algunos de sus doce tentáculos pueden superar el metro y medio de longitud.

 

 

 

¿Qué hacer si veo una medusa?

 

En primer lugar alejarte, ya que por muy lejos que pienses que está su cabeza, si te toca uno de sus tentáculos sufrirás el dolor y picor característico de una herida por medusa.

Evita cuanto puedas el contacto con una medusa, aunque esta esté muerta, porque incluso muertas sus tentáculos siguen siendo urticantes.

Para evitar la picadura de una medusa, la alternativa más cómoda e inteligente es rociar tu cuerpo con abundante crema solar cada 30 minutos.

Debes saber que si recibes picaduras de medusas de forma reiterada puedes despertar en tu organismo alergias graves y permanentes al marisco y otras sustancias.

 

 

Y si la medusa me toca ¿Qué hago?

 

Si tienes la mala suerte de toparte con una medusa vamos a explicarte en primer lugar lo que NO debes hacer:

 

1- No orines ni eches amoniaco a la herida, ya que irritarás mucho más la zona y el dolor aumentará.

2- Vinagre no, por favor.

3- No eches arena, no solucionarás nada con ello.

4- No te toques con la toalla ni te rasques la zona.

5- No eches agua dulce, es decir, agua del grifo o agua de botellines, porque no disminuye la sensación de picor ni ardor, solamente lo aumenta.

6- Bajo ningún concepto toques la medusa con las manos desnudas si no quieres sufrir el dolor en ellas.

 

Después de dejar clarísimo qué es lo que no debemos hacer si nos toca una medusa, os explico a continuación las medidas que debes tomar una vez que has sido atacado por una de ellas:

 

1- Avisa a los servicios médicos cercanos

2- Retira todos los restos de la medusa con pinzas, guantes o cualquier aparato seguro que evite el contacto de tus manos con la medusa sin frotar.

3- Lava la herida con agua salada, agua de mar. Si esta agua está mezclada con bicarbonato, es mucho más efectivo.

4- En un primer momento, una vez lavada la zona y eliminado los restos, es aconsejable aplicar calor durante unos 10-15 minutos.

5- A partir de ese momento, lo mejor es el frío.

6- Es posible que experimentes vómitos, náuseas, mareos, dolores de cabeza o dolor articular, en tal caso es necesario acudir a urgencias.

 

Una vez aprendido qué debemos hacer al ser picado por la segunda medusa más urticantve del mar Mediterráneo, toca tranquilizarnos. La Medusa Luminiscente no ataca al bañista, así que lo mejor es evitarlas. Durante estos días evita el baño porque la cantidad de medusas en las playas es tan intensa que es difícil sortearlas y evitar una picadura, pero este acontecimiento pasará pronto.

A partir de ahora veremos más medusas de lo habitual en las playas mediterráneas, pero tenemos suerte en afirmar que son las más pacíficas del mundo y no suelen atacar al bañista. Dicho esto solamente tienes que estar atento a la llegada de grandes bancos de medusas, momento en el que evitamos el baño.

 

Si te ha gustado este post y quieres leer más artículos tan interesantes como éste síguenos en nuestra página de FacebookGoogle+, Twitter o nuestro canal de Youtube.

 

Eva Irene B. G. / Redacción

Desatascos Cubacas