Las toallitas higiénicas, los monstruos invisibles en la ciudad

  • Las toallitas higiénicas, los monstruos invisibles en la ciudad
Imagen de: Freepik

 

La pregunta es fácil y nos la podemos hacer unas cuantas veces al día; ¿si se va por las tuberías y no hay que desatascar, quiere decir que lo que hemos tirado se disolverá? A menudo nos cuestionamos si lo que tiramos por el inodoro se deshace de verdad dentro de nuestras cañerías. Una duda que se disipa en el mismo momento que accionamos la cisterna y todo desaparece tras el chorro de agua. Esta duda nos surge también cuando hablamos de toallitas húmedas.

TOALLITAS HIGIÉNICAS - MONSTRUOS EN NUESTRAS CIUDADES

Los residuos no reciclables continúan siendo uno de los principales problemas del consumidor y un reto de las empresas del servicio, profesionales de limpieza de desagües. Y la mirada está puesta en los últimos tiempos en las famosas toallitas para wc.

¿De qué están hechas las toallitas húmedas?

Se trata de un producto extremadamente útil en la higiene infantil, o para utilizarlas en sitios donde no tenemos a mano agua. Como se venden como húmedas porque las hojas tienen que mantenerse separadas y no pegarse entre sí.

Están hechas de una fibra natural como algodón o sustancias sintéticas como poliéster. El poliéster no es degradable en un 80% y las fibras naturales como la viscosa sí que se degradan en un 20%.

Además para dar este aspecto de dureza también se suelen elaborar con sustancias químicas que ligan las fibras.

Normalmente en su envoltorio encontramos las advertencias en las que indica no se deben desechar en el inodoro pero a menudo este consejo se escribe con letra pequeña y en lugar poco visible.

¿Realmente son biodegradables?

Según diversos estudios, mientras que el papel higiénico se desintegra en el agua casi por completo (95%) en sólo media hora, las toallitas húmedas se disgregan sólo un 36% después de dos días en el agua. Desde la OCU advierten: “Esta escasa y lenta desintegración tiene consecuencias mayores de las que a priori podría parecer, ya que al desecharse en los inodoros propician atascos en los desagües con el correspondiente impacto en el bolsillo de los hogares. Además, están afectando a las redes de saneamiento y al funcionamiento de las depuradoras lo que provoca pérdidas de 200 millones de euros al año en España según datos de AEAS (Asociación Española de Abastecimientos de Aguas y Saneamiento)”, añaden las mismas fuentes.

Experiencias en ciudades. Los "monstruos" de San Sebastián y Londres.

Es lo que ocurrió el pasado mes de Septiembre en San Sebastián. El Ayuntamiento tuvo que dedicar un operativo especial durante semanas para destruir y extraer un tapón de toallitas y otros residuos que obstruía sus conductos de saneamiento.

No era cualquier cosa: el "monstruo" ocupaba 75 metros cúbicos, más o menos lo que seis automóviles.

En Londres rompieron récords; la bola llegó a pesar 130 toneladas y las autoridades tardaron semanas en acabar con ella.

Hay que recordar que las toallitas húmedas no se deben desechar por el inodoro. Es todo cuestión de acostumbrarse a utilizar otros contenedores.

 

¿Te ha gustado este post? Puedes leer más artículos tan interesantes como éste si nos sigues en nuestra página de FacebookGoogle+, Pinterest, Twitter o nuestro canal de Youtube.

Núria P.V. / Redacción

Desatascos Cubacas