Fugas de agua.

Detección de fuga de agua.

Cómo detectar un fuga de agua.

Darse cuenta a tiempo de si tu hogar tiene alguna fuga de agua puede ayudarte a evitar desagradables sorpresas, tanto en tu hogar, como en la comunidad de propietarios. En los casos más graves, puede causar cuantiosos daños estructurales que pueden desestabilizar la integridad de toda la edificación.

Si tu hogar presenta abultamientos o humedades en la zona hidráulica, el inodoro pierde agua constantemente o incrementa de manera injustificada la factura del agua es posible que tengas algún problema de fuga.

Tips para asegurar que tu hogar está libre de fugas de agua.

  • En el baño: Uno de los lugares donde las fugas son más comunes. Periódicamente es recomendable revisar que las llaves del agua cierran correctamente,  las de  paso, lavabo, ducha o cualquier otra. En el caso de que no cierren correctamente tendrás que cambiarlas o repararlas. Un truco que puede ser útil para saber si hay alguna fuga es poner gasas sobre la  llave cerrada y revisar, al paso del día, que la gasa siga seca, si se humedece, no hay duda de que tienes una pequeña fuga.
  • En la cocina: Si se produce alguna fuga es muy probable que esté en la tubería dentro de la pared. Cierra todas las llaves  y  acércate a la pared, escucha si el agua sigue corriendo o si el contador de agua sigue marcando.  Si esto sucede es posible que tengas una fuga invisible.
  • Zonas descoloridas o mojadas: Cualquier mancha desconocida que salga en alguna de las paredes es motivo de atención. Si la mancha no desaparece o se hace más grande es porque posiblemente tengas una fuga de agua oculta.

Las pequeñas fugas en ocasiones podrás detectarlas tú mismo. Pero por tu seguridad y la de los tuyos, pon siempre tu hogar en manos de un profesional y haz revisiones periódicas de las tuberías.

Reparación de una fuga de agua

Reparar una fuga es un proceso sencillo, consiste en sellar la rotura, reemplazar juntas o cambiar secciones de tuberías. 

El principal problema consiste en ubicar el fallo cuando las tuberías se encuentran dentro de paredes.

Actualmente se utilizan sistemas avanzados de detección de fugas de agua sin penetrar en las estructuras físicas.  Los sistemas utilizados, son:

  •  Tecnologías acústicas avanzadas que pueden detectar con suma precisión los puntos de fuga de agua entre dos secciones de tubería. Usando micrófonos de alta frecuencia, sonares y detectores de ondas ultrasónicas.
  • Cámaras de detección de calor, que se introducen en el interior de las paredes y descubren el punto exacto de la fuga. Se puede detectar de manera muy precisa una fuga aún entre gruesas paredes de hormigón.
  • Escáner de humedad para detectar puntos húmedos en paredes y suelos de manera. Una manera de detección de fugas no invasiva y con alta precisión.

Fugas de tuberías comunitarias.

En ocasiones las fugas de agua en tuberías comunitarias se detecta porque a algún vecino le aparece una mancha de humedad en alguna de las habitaciones que dan al exterior y por donde pasa una tubería de agua comunitaria.

Si esto sucede se ha de llamar al seguro de la comunidad, quien a su vez llamará al técnico para que proceda a la detección de la procedencia de la fuga.

Se ha de hacer un examen exhaustivo de la tubería porque la fuga puede estar más arriba, en cualquier punto de la misma, y no necesariamente a la altura donde ha salido la mancha al propietario de la vivienda. Puede suceder que la fuga esté más arriba y por circunstancias el goteo resbale y pare en un punto más abajo, donde proliferará la humedad.

Una vez localizada, los técnicos, bien sea descolgándose, poniendo un andamio o si es posible desde algún acceso de una venta vecinal, procederán a sellar la fuga o si es necesario cambiar el trozo de tubería dañada.

Con esto quedará solucionado el problema de la fuga.

El seguro se hará cargo de los gastos por los desperfectos que se hayan ocasionado en la vivienda, pero no del cambio o reparación de la tubería comunitaria si la rotura se ha producido por desgaste o vejez de la misma. Esto sería un gasto de mantenimiento que ha de asumir la comunidad de propietarios.